Antigua Mesa de Comedor pintada en negro y rojo


Esta es una historia más de como un mueble rancio puede transformarse en algo especial y único, se de alguno que restándole valor ha lanzado piezas similares a la chimenea :-S



La idea inicial fue pintarla en rojo para darle después una capa en negro y desgastar, de manera que el toque rojizo se apreciase sobretodo en las molduras, pero por casualidad la parte interior de las patas quedó sin pintar y nos gustó tanto que decidí dejarla así.






7 comentarios:

  1. Ha quedado muy especial, me gusta.

    ResponderEliminar
  2. El rojo de las patas es un toque que la distingue. Me gusta. Si ven esta entrada las personas que quemaron mesas parecidas se tirarán de los pelos. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el rojo de las patas queda muy lindo con el negro del resto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Ahora me toca pensar en las sillas, mi hija ya me tiene loca!! que si rojas que si rojas y negras, que si esta tela o esta otra...

      Eliminar
  4. ¡Por fin hemos podido hacernos seguidoras, Carmen! Esto de la informática nos mata...

    Preciosa mesa bicolor, un acierto.

    Besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar